Día de la Cero Discriminación – 1 de marzo

Día de la Cero Discriminación – 1 de marzo

El Día de la Cero Discriminación se celebra el 1 de marzo.

El 1 de diciembre de 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 1 de marzo Día de la Cero Discriminación.

En muchos países, las leyes crean diferencias en el trato entre personas, muchos quedan excluidos de los servicios básicos o que sufre restricciones en su manera de vivir solamente por ser ellos mismos.

Dichas leyes son discriminatorias; niegan los derechos humanos y las libertades fundamentales.

 

 

Han pasado ya casi cuatro décadas desde que el 5 de junio de 1981, fueron diagnosticados los primeros cinco casos del mundo en Los Ángeles, EEUU de lo que un año más tarde ya se conocería como “SIDA”.

Durante los primeros años la prensa favoreció la instauración de un alarmismo creciente entre la población con titulares que referían a la enfermedad como “muerte», «plaga”, “peste del siglo XX” o “lacra social”, lo que incitó a la discriminación de los enfermos hasta prácticamente convertirse en “intocables”.

El sida se convirtió en una enfermedad moral con una causa socialmente identificable, que guardaba una estrecha relación con los hábitos y las costumbres de quiénes la padecían.

La enfermedad se ocultaba, se marginaba y se estigmatizaba hasta extremamente.

En este contexto, el 2 de diciembre de 1992 el artista Pepe Espaliú, no solo reveló en un artículo para El País que padecía sida, sino que, con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida.

El 24 de noviembre falleció, aunque el cantante supo que era seropositivo siete años antes. Junto a Rock Hudson y Magic Johnson, Freddie Mercury ha sido la cara más reconocida de la enfermedad de la historia.

Uno de los momentos que marcó un antes y un después a nivel global en la lucha contra la desestigmatización del sida, fue el día que la princesa Diana de Gales tendió su mano a un enfermo en un hospital de Londres en 1987.

Los estigmas contra aquellas personas que padecen sida siguen presentes, el 35 por ciento sigue pensando que es posible contraer el virus al compartir un cepillo de dientes.

La población está concienciada, pero en ciertos colectivos, el hecho de que la enfermedad haya pasado de ser mortal a ser crónica y el hecho de disponer de un tratamiento muy eficaz y tolerado, ha llevado a bajar la prevención.

El Día Mundial de la Cero Discriminación no tiene que ver exclusivamente con el VIH o aspectos referentes a la salud, pero sí que es un aspecto en el que es necesario seguir haciendo hincapié con motivo de este día, ya que la discriminación y la desigualdad de género continúan siendo una enorme barrera para las mujeres y las niñas, generando un gran impacto en la respuesta al sida.

Las Naciones Unidas contra el VIH-SIDA aboca el Día de la Cero Discriminación, celebrado cada 1 de marzo, a concienciar y promover la igualdad y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

Si bien algunos países registran avances considerables hacia la igualdad de género, las mujeres y las niñas siguen sufriendo discriminación en todo el mundo.

Actualmente están vigentes muchas leyes que las excluyen, mientras que la legislación para reconocer sus derechos y protegerlas del daño y el tratamiento desigual está lejos de convertirse en norma.

 

 

Factores de discriminación

 

La discriminación que enfrentan las mujeres y las niñas se basa en numerosos factores, entre los que destacan los ingresos, la etnia, la raza, la discapacidad, la orientación sexual y la identidad de género.

Las violaciones de los derechos humanos afectan desproporcionadamente a las mujeres y las niñas y afirmó que la desigualdad de género mina la salud y el bienestar de las sociedades en su conjunto y no sólo de las afectadas.

El Día de la Cero Discriminación plantea el reto de poner fin a un flagelo afrontado por las mujeres y las niñas en toda su diversidad.

El Programa de la ONU indicó que la desigualdad de género, la violencia, la pobreza y la inseguridad continúan incrementando el riesgo de contraer el VIH entre las mujeres y las niñas.

Un gran porcentaje de países de todas las regiones limitan el acceso de los adolescentes a las pruebas y al tratamiento para el VIH.

“Este tipo de leyes y políticas podría igualmente complicar u obstaculizar el acceso de las adolescentes a la profilaxis previa a la exposición, la cual es una herramienta de prevención muy efectiva”.

 

Las cifras de revelan que cada semana 6000 mujeres adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años contraen el VIH, es decir 860 diarias.

Los números también muestran que las adolescentes y jóvenes constituían el 60% de las 510.000 nuevas infecciones del VIH de ese grupo de edad.

En 86 países los menores de 18 años también necesitaban el consentimiento para acceder al cuidado y el tratamiento para el VIH.

 

Medidas necesarias

 

Para revertir este escenario y avanzar hacia la cero discriminación de las mujeres y las niñas, se pide garantizar la participación igualitaria en la esfera política y a respetar y garantizar los derechos humanos y las leyes que velan por su cumplimiento.

También considera indispensable asegurar la justicia económica y acabar con la violencia de género, así como proporcionar atención sanitaria libre de estigmas y barreras.

Abogar, además por brindar una educación primaria y secundaria gratuita y de calidad para todos, que no excluya a las niñas ni adolescentes, y luchar por la justicia climática para evitar más crisis migratorias que colocan a las mujeres y las niñas en un alto grado de vulnerabilidad.

 

En el Día de la Cero Discriminación destaca la necesidad urgente de actuar para poner fin a las desigualdades de ingresos, sexo, edad, estado de salud, ocupación, discapacidad, orientación sexual, uso de drogas, identidad de género, raza, clase, etnia y religión que siguen existiendo en todo el mundo.

Afrontar las desigualdades y acabar con la discriminación es fundamental para acabar con el sida.

El mundo está lejos de cumplir el compromiso compartido de acabar con el sida para 2030, no por falta de conocimientos, capacidad o medios para vencer al sida, sino por las desigualdades estructurales que obstaculizan las soluciones probadas en la prevención y el tratamiento del VIH.

La lucha contra la desigualdad no es un compromiso nuevo: en 2015, todos los países se comprometieron a reducir la desigualdad dentro de los países y entre ellos como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Pero todavía no es un compromiso que el mundo haya cumplido.

El cumplimiento de la promesa de atajar la desigualdad salvará millones de vidas y beneficiará a toda la sociedad.

Para lograr la dignidad para todas las personas, las políticas económicas y sociales deben proteger los derechos de todas las personas y prestar atención a las necesidades de las comunidades desfavorecidas y marginadas.

 

 

Te puede interesar;

🔹 Día Mundial de las ONG (27 de febrero)

🔹 Día Internacional de Nelson Mandela (18 de julio)

🔹 Día Mundial de la Asistencia Sanitaria (19 de agosto)

🔹 Día Internacional de la Beneficencia (5 de septiembre)

🔹 Día de las Naciones Unidas (24 de octubre)

🔹 Día Internacional de los Voluntarios (5 de diciembre)

🔹 Día Internacional de la Solidaridad Humana (20 de diciembre)

 

Referencias;

  • unaids.org/campaign-end_-nequalities
  • unric.org/dia-de-la-cero-discriminacion/
  • news.un.org
error: Content is protected !!