Día Mundial de los Refugiados – 20 de junio

Día Mundial de los Refugiados – 20 de junio

 

 

El Día Mundial de los Refugiados se celebra el 20 de junio, con motivo de apoyo a las personas y familias que han tenido huir de sus lugares de origen, viéndose obligados a desplazarse obligados por los conflictos y persecución.

El Día Mundial de los Refugiados coincide con el aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, pretende perseverar en el apoyo a los refugiados, personas apátridas, los desplazados internos, solicitantes de asilo y repatriados.

 

Toda acción cuenta

 

La pandemia de COVID19 y las recientes protestas contra el racismo ponen de manifiesto cómo necesitamos luchar desesperadamente por un mundo más inclusivo e igualitario; un mundo donde nadie se quede atrás. Este momento que vivimos nos demuestra que todos desempeñamos un papel en la lucha para conseguir cambiar las cosas. Esto es la esencia misma de la campaña del Día Mundial del Refugiado del ACNUR. Este año, nuestro objetivo es recordar al mundo que todas las personas, incluidos los refugiados, pueden hacer una contribución a la sociedad y cada acción cuenta para crear un mundo más justo, inclusivo e igualitario.

 

 

 

Temas del Día Mundial de los Refugiados

 

AñoTema
2001Respeto
2002Mujeres refugiadas
2003Jóvenes refugiados: cimentando el futuro
2004Encontrar un hogar: empezando de nuevo en condiciones de seguridad y dignidad
2005Se necesita valor para ser un refugiado
2006Manteniendo viva la llama de la esperanza
2007Un nuevo hogar, una nueva vida
2008Protección
2009Gente real, necesidades reales
2010Casa
2011Ponte en los Zapatos de un Refugiado y Da el Primer Paso para Entender su Situación
2012Los refugiados no tienen elección. Tú sí
2013Dedica 1 minuto para ayudar a una familia obligada a huir
20141 familia separada por la guerra es demasiado
2016#ConLosRefugiados
2017#ConLosRefugiados
2018#ConLosRefugiados
2019Da un paso más #ConLosRefugiados
2020Toda acción cuenta

 

Los refugiados y desplazados forzosos

 

Cada minuto, veinticuatro personas lo dejan todo para huir de la guerra, la persecución o el terror.

Hay varios tipos de personas desplazadas por la fuerza. Pero todos tienen algo en común:

 

Refugiados

Los refugiados son nuestra principal prioridad y nos preocupamos por ellos en todos los rincones del mundo.

 

Solicitantes de Asilo

Solicitante de asilo es quien solicita el reconocimiento de la condición de refugiado y cuya solicitud todavía no ha sido evaluada en forma definitiva. En promedio, alrededor de 1 millón de personas solicitan asilo de forma individual cada año.

 

Desplazados Internos

Las personas desplazadas internas no han cruzado las fronteras de sus países para buscar la seguridad. A diferencia de los refugiados, su huida se da dentro de su propio país. Si bien pueden haber huido por razones similares a las de los refugiados, los desplazados internos permanecen bajo la protección de su gobierno, aun en los casos en que el mismo gobierno se convierte en una de las causas de su huida. Como resultado, son de las personas más vulnerables del mundo.

 

Apátridas

Las personas apátridas no tienen una nacionalidad y pueden tener dificultades para acceder a derechos humanos básicos. Millones de personas alrededor del mundo se encuentran atrapadas en un limbo jurídico y no son consideradas como nacionales por ningún país afectando el disfrute de sus derechos básicos.

 

Retornados

Los retornados, o repatriados, son los que consiguen volver a casa, la mejor solución duradera. El regreso a casa concluye un tiempo a menudo traumático en el exilio. Puede pasar meses, años o incluso décadas después de que tuvieran que huir, y en ocasiones no llega a suceder del todo.

 

Campaña de la ONU

 

La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967

 

Los refugiados se encuentran entre las personas más vulnerables del mundo. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su protocolo de 1967 constituyen los instrumentos legales únicos que amparan la protección internacional de los refugiados. Según sus provisiones, los refugiados merecen como mínimo los mismos estándares de tratamiento que el resto de extranjeros en un país y, en muchos casos, el mismo tratamiento que los nacionales.

La Convención de 1951, que define quien es un refugiado, contiene una serie de sus derechos y también pone de relieve sus obligaciones hacia el país de acogida. La piedra angular de la Convención es el principio de no devolución. De acuerdo con este principio, un refugiado no debe ser devuelto a un país donde se enfrenta a graves amenazas a su vida o su libertad. Esta protección no puede reclamarse por los refugiados que están considerados un peligro razonable para la seguridad del país, que hayan sido condenados por un delito particularmente grave o que se consideren un peligro para la comunidad.

Los derechos contenidos en la Convención de 1951 incluyen:

  • el derecho a no ser expulsado, excepto bajo ciertas condiciones estrictamente definidas;
  • el derecho a no ser castigado por entrada ilegal en el territorio de un Estado contratante;
  • el derecho al empleo remunerado;
  • el derecho a la vivienda;
  • el derecho a la educación pública;
  • el derecho a la asistencia pública;
  • el derecho a la libertad de religión;
  • el derecho al acceso a los tribunales;
  • el derecho a la libertad de circulación dentro del territorio,
  • y el derecho a emitir documentos de identidad y de viaje.

 

Algunos derechos básicos, incluido el derecho a ser protegidos contra la devolución, se aplican a todos los refugiados. Un refugiado adquiere el derecho a otros derechos cuanto más tiempo permanezcan en el país anfitrión, derecho basado en el reconocimiento de que cuanto más tiempo permanecen en calidad de refugiados, más derechos necesitan.

 

“Cuando comenzó el coronavirus, inmediatamente me llamó: ‘¿Necesitas algo?’ Se ha convertido en un hijo para mí”, dijo Marie-Claude, de más de sesenta años, y cuyos hijos adultos viven a cientos de kilómetros de distancia en Alemania y Austria.

Buscando formas prácticas de ayudar a otros en el país que le dio protección, Shadi movilizó rápidamente una red de voluntarios en Ginebra y Lausana para comprar y hacer mandados para las personas mayores, enfermos y otras personas en mayor riesgo en la pandemia.

La comunidad de refugiados sirios entró en acción, aprovechando un profundo sentido de responsabilidad por quienes más lo necesitan y años de experiencia sobreviviendo al peligro y la incertidumbre.

“Vivimos, y seguimos viviendo, una crisis como refugiados”, dijo Shadi, de 34 años . Él es originario de Daraa, al sur de Damasco, y vino a Suiza en 2013. “Eso probablemente nos hace estar en una mejor posición para entender que hay una crisis y cómo ayudar”.

 

Suiza, con una población de 8,5 millones, tiene más de 11.000 casos confirmados de COVID-19, lo que lo convierte en uno de los 10 países más afectados del mundo.

 

“Somos un grupo de refugiados sirios, listos para ayudarles a quedarse en casa al hacer sus compras”.

Cuando se declaró la pandemia, la esposa de Shadi, Regula, que es suiza y tiene padres mayores, se dio cuenta de que muchas personas necesitarían ayuda. Junto con Shadi reclutó a sus amigos sirios, que comenzaron a colocar volantes en los vestíbulos de los bloques de apartamentos y en los vestíbulos de los supermercados.

«Somos un grupo de refugiados sirios, listos para ayudarles a quedarse en casa al hacer sus compras», se lee en el colorido póster, que proporciona un contacto por correo electrónico, aidederefugies@gmail.com, para aquellos que necesitan ayuda.

Shadi revisa los correos electrónicos y asigna voluntarios del vecindario, que salen varias veces al día para comprar los pedidos.

“Una mujer llamó y dijo: ‘No soy una refugiada, ¿puedo igual hacer uso de este servicio?’. Dije:” Por supuesto, ahora todos somos refugiados”, dijo Shadi, que trabaja para una organización humanitaria de Ginebra.

 

Para minimizar la posibilidad de contraer o propagar el virus, insiste en que los voluntarios sigan las más estrictas pautas de salud pública.

“El objetivo de esta campaña es ayudar a las personas a permanecer en su zona protegida. En este caso, la zona protegida es su hogar”, dice. “Por eso es importante destacar… la seguridad”.

Y agrega: “Estas personas se están protegiendo a sí mismas, pero también están protegiendo nuestro sistema médico. Necesitamos apoyar eso”.

La caída de los servicios de salud es algo que millones de sirios han experimentado en el transcurso de nueve años de guerra civil, especialmente cuando los hospitales se convirtieron en blanco de ataques.

“Entonces sabemos qué es un sistema médico que está cayendo”, dice Shadi. “Algunas personas murieron por pequeñas lesiones porque no recibieron tratamiento, y no queremos llegar a eso. Si nos mantenemos unidos ahora, apoyaremos el sistema médico”.

Los voluntarios del grupo tienen instrucciones de lavarse bien las manos, usar guantes protectores, desinfectar las bolsas de compras, observar una distancia mínima y limitar la interacción social con quienes ayudan a llamadas por teléfono.

“Todos pueden hacer esto… invitar a la gente a copiar esta idea e implementarla”.

La red está compuesta por 26 voluntarios, 18 de ellos sirios. Hasta ahora, el grupo estima que ha hecho compara para entre 100 y 200 personas en Ginebra y Lausana, y su red de voluntarios crece día a día.

Regula, un especialista en comunicaciones a quien se le ocurrió la idea, espera que la iniciativa inspire a otros.

“Espero que las personas que pueden hacer algo, ayuden, para que aquellos que realmente no deberían tener ningún contacto social se queden en casa”, dice.

“Todos pueden hacer esto. Todo lo que tienen que hacer es imprimir el volante y colgarlo en su edificio o en el supermercado”.

Shadi quiere que todos los que leen esta historia actúen en sus comunidades. “Apoyo, aliento e invito a las personas a copiar esta idea e implementarla”, dice.

“Si tenemos en cada edificio una persona que pueda ayudar, será recordada por décadas”.

 

 

Celebraciones relacionadas

  • Día Internacional del Migrante (18 de diciembre)

 

Referencias;

un.org/es/observances/refugee-day

error: Content is protected !!