Día Mundial de la Dactiloscopia – 1 de septiembre

Día Mundial de la Dactiloscopia – 1 de septiembre

El Día Mundial de la Dactiloscopia se celebra el 1 de septiembre.

Juan Vucetich, un criminalista húngaro nacionalizado argentino, es el responsable del primer sistema de identificación de personas mediante sus huellas digitales.

 

 

Esta efeméride fue establecida por el gobierno argentino para rendir homenaje a Vucetich, quien, con la puesta en marcha de este sistema pionero, revolucionó la ciencia y la medicina legal.

Juan Vucetich fue un croata nacionalizado argentino, quien desarrolló la primera clasificación de las huellas dactilares y género las primeras fichas dactiloscópicas del mundo.

Su fuente de inspiración fue la conferencia que Francis Galton había pronunciado ante la London Royal Society y que hablaba sobre la impresión dejada por el pulgar y los otros dedos.

A raíz de esta información, Vucetich creó 4 grandes grupos para clasificar los rasgos de una huella: arcos, presillas internas, presillas externas y verticilos.

En base a su método y la creación de las fichas dactiloscópicas, la policía de Buenos Aires, pudo identificar en 1892 a una asesina.

Se trataba de Francisca Rojas una mujer oriunda de la ciudad de Necochea, quien había matado a sus tres hijos e inculpado a su marido.

 

Pero se había dejado atrás una huella ensangrentada de su pulgar, evidencia que la delató y colocó en la palestra mundial la utilidad y veracidad de la dactiloscopía como método eficaz para las experticias forenses.

Según la Interpol, «la dactiloscopia forma parte de la biometría, una ciencia basada en el reconocimiento de una característica física o biológica para identificar a una persona».

 

 

Las huellas dactilares no cambian nunca, ni siquiera con la edad, y no hay dos personas con las mismas.

Existen tres patrones principales «denominados arcos, curvas y espirales.

La forma, el tamaño, el número y la disposición hacen que sea única».

Gracias a la dactiloscopia se puede, además de identificar a personas vivas en crímenes, es posible hacerlo en fallecidos en, por ejemplo, accidentes catastróficos.

 

La dactiloscopia, clave en la medicina legal

 

Una catástrofe natural, como un terremoto o un tsunami, o provocada causadas por el hombre, como un accidente de avión, puede dificultar en la mayoría de los casos la identificación las víctimas.

El reconocimiento facial es casi imposible, por lo que hay que recurrir a la identificación mediante huellas dactilares, dientes o muestras de ADN.

La dactiloscopia juega un papel fundamental en la medicina legal o forense,  «la especialidad médica que tiene por objeto la utilización de los conocimientos médicos, jurídicos, administrativos, éticos y ciencias afines a la aplicación del Derecho, de la asistencia médica y de la actividad profesional médica», según la Comisión Nacional.

La identificación de víctima de catástrofes (IVC) está regulada en una guía de Interpol, que se actualiza cada 5 años.

La identificación «puede llevar mucho tiempo», sobre todo, «si ha habido un gran número de muertos». Las cuatro fases son:

  • Examen del lugar. Los especialistas en la materia realizan un examen del lugar dónde se ha producido el accidente. En este primer paso, se recuperan los cuerpos de las víctimas mortales, así como las pertenencias de las mismas.
  • Datos Post Mortem. Una vez los cuerpos han sido recuperados, los restos son examinados y se toman muestras para poder identificar a las víctimas. Aquí, se pueden realizan análisis de perfiles de ADN, examen detal, huellas dactilares o señales físicas (cicatrices o tatuajes).
  • Datos Ante Mortem. Se recuperan las pruebas realizadas para ayudar a la identificación.
  • Armonización. Cuando se han recuperado todos estos datos, se comparan para poder revelar la identidad de las víctimas mortales y poder facilitar la información a los familiares de los fallecidos.

 

¿Se pueden modificar las huellas dactilares?

 

Las huellas dactilares no cambian con el tiempo y no son las mismas ni entre hermanos gemelos u otros miembros familiares.

Sí se pueden modificar. Solo es posible mediante cirugía plástica.

En 2007 un cirujano fue detenido tras cambiar las huellas dactilares a un presunto narcotraficante.

El doctor José L. Covarrubias fue arrestado en Arizona, Estados Unidos, cuando intentaba volver a su país de origen, México.

Para modificar las huellas dactilares, el facultativo reemplazaba la piel de las manos por la de los pies.

Es prácticamente imposible identificar la autoría de un delito.

También, las huellas dactilares se pueden ‘gastar’ en aquellos profesionales que trabajan con las manos, como pueden ser los obreros.

Las huellas dactilares no se han modificados, pero si son menos visibles los detalles.

Una vez no realizan esta actividad, los arcos, curvas y espirales vuelven a aparecer.

 

La identificación de personas por sus huellas dactilares

 

En las antiguas Babilonia y Persia se usaban las impresiones dactilares para autenticar registros en arcilla, pues ya se conocía su carácter único.

En 1883, el francés Alphonse Bertillon propuso un método de identificación de personas basado en el registro de las medidas de diversas partes del cuerpo.

Su método, adoptado por las policías de Francia y otras partes del mundo, tuvo un estrepitoso fracaso cuando se encontraron dos personas diferentes que tenían el mismo conjunto de medidas.

 

El uso de los relieves dactilares fue por primera vez objeto de un estudio científico por el antropólogo inglés Francis Galton (1822-1911), quien publicó sus resultados en el libro Huellas dactilares (1892).

Los mismos verificaron tanto la invariabilidad de las huellas dactilares a lo largo de toda la vida de un individuo como su carácter distintivo aun para gemelos idénticos.

Los estudios de Galton estuvieron orientados a la determinación de las características raciales hereditarias de las personas y determinó algunas características de las huellas que todavía se usan hoy en día para su clasificación.

Con base en ello, Galton propuso usarlas para la identificación personal en reemplazo del inexacto sistema Bertillon, entonces en uso.

 

Los cuarenta rasgos propuestos por Galton para la clasificación de las impresiones dactilares fueron analizados y mejorados por el investigador de la policía de la provincia de Buenos Aires Juan Vucetich, a quien el jefe de policía, Guillermo Núñez, le había encomendado sentar las bases de una identificación personal confiable.

Vucetich determinó, inicialmente, ciento un rasgos de las huellas para clasificarlas en cuatro grandes grupos.

Logró luego simplificar el método basándolo en cuatro rasgos principales: arcos, presillas internas, presillas externas y verticilos.

A partir de sus métodos, la policía bonaerense inició en 1891, por primera vez en el mundo, el registro dactiloscópico de las personas.

 

En el año 1892, hizo por primera vez la identificación de una asesina, con base en las huellas dejadas por sus dedos ensangrentados en la escena del crimen de sus dos hijos, en la ciudad de Necochea (provincia de Buenos Aires).​

La mujer, de nombre Francisca Rojas de Caraballo, había acusado de los asesinatos a su vecino.

El método lo describe Vucetich detalladamente en sus escritos Instrucciones generales para el sistema antropométrico e impresiones dactilaresIdea de la identificación antropométrica (1894) y Dactiloscopía comparada, presentado en el segundo Congreso Médico de Buenos Aires (1904).

El último trabajo recibió premios y distinciones en todo el mundo y fue traducido a los principales idiomas. Luego de más de un siglo de su implantación, la identificación de huellas dactilares todavía se basa en los cuatro rasgos finalmente elegidos por Vucetich.

 

Hoy en día se utiliza la huella dactilar para el control de acceso y presencia de personas en empresas y administraciones gracias a sus características únicas que impiden la suplantación de identidad.

El reloj de fichar o el lector de huella digital funciona con huella dactilar o reconocimiento facial de los empleados lo cual evita que una persona se haga pasar por otra como podía producirse con las antiguas tarjetas de cartón.

 

Identificación individual a través de las bacterias dactilares

 

El 15 de marzo de 2010 vio la luz un artículo científico que informa el descubrimiento de que las comunidades de bacterias que alberga la piel son diferentes en cada individuo, se propone el uso del análisis de las bacterias de las huellas dactilares de un individuo para fines de identificación forense.

El texto, que se intitula «Forensic identification using skin bacterial communities» («Identificación forense a través de las comunidades bacterianas de la piel», aún no traducido al español), firmado por los doctores Noah Fierer, Christian L. Lauber, Nick Zhou, Daniel McDonald, Elizabeth K. Costello y Rob Knight (de la Universidad de Colorado, en Boulder, y del Instituto Médico Howard Hughes), se publicó en el número del 1 de marzo de 2010 de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States (PNAS).

 

 

Te puede interesar;

🔹 Día Internacional del Abogado – 3 de febrero

🔹 Día Mundial de la Justicia Social – 20 de febrero

 

Referencias;

  • buscandorespuestas.lne.es/dia-dactiloscopia-ciencia-resuelve-crimenes
  • newseuropa.es/dia-mundial-de-la-dactiloscopia
error: Content is protected !!