Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares – 26 de septiembre

Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares – 26 de septiembre

 

 

El Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares se celebra el 26 de septiembre.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declara el 26 de septiembre Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares.

El 5 de diciembre de 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 68/32 «declara el 26 de septiembre Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares, dedicado a la promoción de este objetivo, entre otras cosas a través del aumento de la conciencia y los conocimientos del público respecto de la amenaza que representan para la humanidad las armas nucleares y la necesidad de su eliminación total, a fin de movilizar esfuerzos internacionales para alcanzar el objetivo común de un mundo libre de armas nucleares».

 

 

La Asamblea General declaró el Día Internacional en diciembre de 2013, en su resolución 68/32, como seguimiento de la reunión del 26 de septiembre de 2013, que exige la «apertura urgente de las negociaciones en la Conferencia de Desarme para la pronta conclusión de una convención general sobre las armas nucleares que prohíba su posesión, desarrollo, producción, adquisición, ensayo, almacenamiento, transferencia o uso o la amenaza de uso, y para proveer a su destrucción».

Después del establecimiento de este Día, la Asamblea General celebró reuniones de conmemoración del Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares el 26 de septiembre de 2014, el 30 de septiembre de 2015, el 26 de septiembre de 2016 y el 26 de septiembre de 2017.

El Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares se celebra anualmente desde 2014. En el mismo, se alienta a los Estados Miembros, al sistema de las Naciones Unidas y a la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales, el mundo académico, los parlamentarios y los medios de comunicación, a conmemorar y crear conciencia pública sobre la amenaza que representan para la humanidad las armas nucleares y la necesidad de su eliminación total.

 

Lograr el desarme nuclear a nivel mundial es uno de los objetivos más antiguos de las Naciones Unidas.

De hecho, fue el tema de la primera resolución aprobada por la Asamblea General, en 1946, y ha formado parte de su agenda desde 1959, junto con el desarme general completo.

También ha sido una cuestión destacada en las Conferencias encargadas del examen del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, celebradas por la ONU desde 1975.

En el primer periodo de sesiones extraordinario dedicado al desarme, que tuvo lugar en 1978, se le dio una particular prioridad al desarme nuclear. Además, este tema siempre ha contado con el apoyo de todos los secretarios generales de la ONU.

Hoy en día, todavía existen unas 13.4000 armas nucleares. Los países poseedores de armamento nuclear cuentan con programas de modernización de sus arsenales a largo plazo con una dotación de fondos.

Más de la mitad de la población mundial aún vive en países que o bien tienen este tipo de armas o son miembros de alianzas nucleares. Aunque ha habido importantes reducciones de armas nucleares desplegadas desde el apogeo de la Guerra Fría, no se ha destruido físicamente ni una sola arma nuclear de conformidad con ningún tratado, bilateral o multilateral, y tampoco hay negociaciones en marcha sobre esta cuestión.

Mientras tanto, la doctrina de la disuasión nuclear persiste como un elemento de las políticas de seguridad de todos los Estados que poseen este tipo de arma y sus aliados.

El marco internacional de control de armas que contribuyó a la seguridad internacional desde la Guerra Fría, que actuó como un freno para el uso de armas nucleares y el desarme nuclear avanzado, se ha visto sometido a una presión creciente.

El 2 de agosto de 2019, la retirada de los Estados Unidos significaba el final del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio, ya que Estados Unidos y la Federación de Rusia se habían comprometido previamente a eliminar una clase completa de misiles nucleares.

El Tratado entre los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas sobre la Reducción y Limitación de las Armas Estratégicas Ofensivas («nuevo START») expira en febrero de 2021.

 

Como se prevé en sus artículos, si el tratado no se prorroga o expira sin un sucesor, sería la primera vez que los dos arsenales nucleares estratégicos más grandes del mundo no tuvieran restricciones desde 1970.

La frustración ha aumentado entre los Estados Miembros debido a la lentitud del desarme nuclear, especialmente con las crecientes preocupaciones en todo el mundo sobre las consecuencias humanitarias catastróficas de solo un arma nuclear, sin hablar de lo que supondría una guerra nuclear regional o global.

Los desafíos de seguridad que aún prevalecen no pueden ser una excusa para seguir confiando en las armas nucleares y olvidar nuestra responsabilidad de buscar una sociedad internacional más pacífica.

Estos hechos son el fundamento para que la Asamblea General designara el 26 de septiembre como el Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares.

Este día ofrece una ocasión para que la comunidad mundial reafirme su compromiso con el desarme nuclear a nivel mundial como una prioridad. También proporciona una oportunidad para educar al público y sus líderes acerca de los beneficios reales de la eliminación de este tipo de armas, y los costes sociales y económicos de la perpetuación de ellos.

La conmemoración de este Día es especialmente importante, teniendo en cuenta la universalidad de la Organización y su experiencia en tratar las cuestiones de desarme nuclear.

Es el foro adecuado para abordar uno de los principales objetivos de la humanidad: alcanzar la paz y la seguridad en un mundo sin armas nucleares.

 

¿Qué es un arma nuclear?

 

 

Un arma nuclear es un explosivo de alto poder que utiliza la energía nuclear.

Esto incluye los vectores que la «portan», que pueden ser los misiles balísticos intercontinentales, los misiles balísticos de lanzamiento submarino, y los bombarderos de largo alcance, portadores de misiles de crucero tanto subsónicos, como supersónicos, y últimamente, con el reciente desarrollo militar de misiles hipersónicos, todos ellos de carácter netamente estratégico, se ha alcanzado una diversificación asombrosa tanto de las plataformas de lanzamiento, como de los vectores portadores, que son lanzados por aquellas.

Tal vez se podría incluir parte de la infraestructura involucrada en su manejo y operación, porque muchos de estos sistemas de lanzamiento, al igual como sus vectores portadores, funcionan como partes indisolubles de una compleja red de subsistemas asociados (de defensa estratégica activa y pasiva), sin los cuales todos estas plataformas y vectores no tendrían operatividad alguna o no cumplirían bien sus funciones.

También se encuentran entre estos misiles tanto de tipo balístico, a saber, misil balístico de corto alcance, misil balístico de alcance medio, misil balístico de alcance intermedio, y misil antibalístico, como los de crucero polivalentes, que pueden ser de «doble uso» porque pueden incorporar tanto ojivas cargadas con armas de destrucción masiva, que encuadra tanto las cargas nucleares (medidas en potencia con mT y kT) como las biológicas (ejemplo típico: ántrax o carbunco), radiológicas (ejemplo típico: bomba de neutrones) y químicas, comúnmente llamadas armas binarias, porque se componen siempre de dos agentes aislados entre ellos, pero que cuando estalla la bomba se unen provocando la destrucción y contaminación de un área determinada.

 

Normalmente estos misiles se utilizan para misiones tácticas, que solo influyen en una determinada zona, pero también pueden utilizarse con fines estratégicos dotándolos con ojivas de NBQR o genéricamente WMD.

La primera detonación nuclear fue la denominada Prueba Trinity, realizada en la población de Alamogordo, Nuevo México, Estados Unidos el 16 de julio de 1945, como parte experimental del Proyecto Manhattan.​

 

Poco tiempo después otras dos bombas atómicas de uranio y de plutonio fueron detonadas, respectivamente, sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, Japón.

Esto provocó un gran impacto en el gobierno de Japón y aceleró su rendición incondicional, dando así fin a la Segunda Guerra Mundial en el Teatro del Pacífico.

Algunos autores señalan que el ataque atómico a Japón también tenía la intención de mostrar a la URSS la nueva arma con la que contaban los Estados Unidos.

Las bombas nucleares se encuentran entre las armas con mayor poder de destrucción, por lo que comúnmente se les incluye dentro de la clasificación ABQR (siglas en inglés).

Su radio de acción alcanza decenas o centenares de kilómetros a partir del punto de detonación. Además, producen daños asociados como contaminación radiactiva y, si fueran utilizadas a gran escala, posiblemente el invierno nuclear.

 

 

 

Acontecimientos destacados

1945

Las dos bombas atómicas destruyen las ciudades de Hiroshima y Nagasaki y se estima que 213,000 personas mueren en el ataque.

2000

En la Conferencia de Revisión del TNP de 2000, los Estados participantes adoptan trece pasos prácticos para establecer esfuerzos sistemáticos y progresivos para el desarme nuclear.

2010

En la Conferencia de Revisión del TNP de 2010, los Estados adoptan un plan de acción de 64 puntos de los tres pilares del Tratado: desarme nuclear, no proliferación nuclear y usos pacíficos de la energía nuclear, así como medidas prácticas para implementar la Resolución de 1995 sobre el Medio Este.

2020

Cincuentenario de la entrada en vigor del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP).

 

 

Te puede interesar;

🔹 Día Internacional contra los Ensayos Nucleares

🔹 Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

🔹 Día Mundial de los Refugiados

🔹 Día Mundial de la Cruz Roja

 

Referencias;

  • un.org/es/observances/nuclear-weapons-elimination-day
error: Content is protected !!