Día Internacional de la Felicidad – 20 de marzo

Día Internacional de la Felicidad – 20 de marzo

 

El Día Internacional de la Felicidad se celebra el 20 de marzo, fue instituido el 28 de junio de 2012 por la Asamblea General de las Naciones Unidas y se celebró por primera vez el año 2002.

Gracias a una iniciativa del Reino de Bután, que considera la Felicidad Nacional Bruta más importante que el Producto Interior Bruto.

El 28 de junio de 2012 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución publicada el 12 de julio, decide proclamar el 20 de marzo Día Internacional de la Felicidad.

 

 

Esto para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.

La resolución invita a todos los Estados Miembros, a los organizaciones nacionales, regionales e internacionales, a la sociedad civil y a las personas a celebrar este Día Internacional de la Felicidad y promover actividades concretas, especialmente en el ámbito de la educación.

Desde 2013, las Naciones Unidas han celebrado el Día Internacional de la Felicidad como reconocimiento del importante papel que desempeña la misma en la vida de las personas de todo el mundo.

La felicidad individual pasa por la felicidad global con la colaboración de todos.

La Asamblea General de la ONU decretó en la resolución de 2012 que el 20 de marzo se celebrase el Día Internacional de la Felicidad para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos.

La resolución fue iniciada por Bután, un país que desde principios de la década de 1970 reconoce el valor de la felicidad nacional sobre el de los ingresos nacionales y que prioriza la Felicidad Nacional Bruta sobre el Producto Nacional Bruto.

 

 

La felicidad es una emoción que se produce en un ser consciente cuando llega a un momento de conformación, bienestar o ha conseguido ciertos objetivos que le realizan como individuo.

Aunque cada persona puede tener su propio significado sobre qué significa la felicidad para ella.

Algunos psicólogos han tratado de caracterizar el grado de felicidad mediante diversos textos y han llegado a definir la felicidad como una medida de bienestar subjetivo (auto percibido) que influye en las actitudes y el comportamiento de los individuos.

Las personas que tienen un alto grado de felicidad muestran generalmente un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que se sienten motivadas a conquistar nuevas metas.

Al contrario que las personas que no sienten ningún grado de felicidad que muestran un enfoque del medio negativo, sintiéndose frustradas con el desarrollo de su vida.

La felicidad, en tanto que estado emocional y auto percibido, es un estado subjetivo que, sin embargo, puede analizarse mediante procedimientos objetivos.

 

Los siguientes son ejemplos de disciplinas con aproximaciones objetivas:

  • La filosofía estudia su concepto y realidad.
  • La psicología positiva intenta determinar los factores endógenos que el individuo puede manejar para alcanzar ese determinado estado de ánimo.​
  • La sociología se ocupa de analizar qué factores sociales determinan los objetivos que el sujeto se marca como meta para alcanzar estados de felicidad.
  • La antropología muestra cómo distintas culturas han establecido cánones distintos al respecto.

 

En la filosofía griega clásica hay tres posturas:

  • Ser feliz es autorrealizarse, alcanzar las metas propias de un ser humano (eudemonismo), postura defendida por Aristóteles.
  • Ser feliz es ser autosuficiente, valerse por sí mismo sin depender de nada ni de nadie (cinismo y estoicismo).
  • Ser feliz es experimentar placer intelectual y físico y conseguir evitar el sufrimiento mental y físico (hedonismo).

 

En la filosofía oriental, la felicidad se concibe como una cualidad producto de un estado de armonía interna que se manifiesta como un sentimiento de bienestar que perdura en el tiempo y no como un estado de ánimo de origen pasajero, como generalmente se la define en occidente.

Diversos estudios han mostrado que la felicidad depende en gran medida de factores internos, en particular del temperamento, humor, capacidad de atención, nivel de actividad, intensidad sensitiva, regularidad, adaptación a los cambios.

En definitiva, de cualidades que son dependientes de otros factores que nada tienen que ver con el estado de flujo asociado a la felicidad, y que por efecto de ésta, experimentamos las otras.

Igualmente los factores genéticos, influyen poderosamente sobre el grado de felicidad, en la misma medida que influyen a la propensión a ciertos trastornos psicológicos.

Pensamientos del estilo que, nada o nadie podrá impedir que sea feliz, es relativamente cierto o falso, dependiendo de lo capaces que seamos de tratar con las polarizaciones que nos motivan.

Las cosas son como son, tal como suceden, a pesar de que se opongan a nuestros objetivos.

 

 

Te puede interesar;

🔹 Día Internacional del abrazo (21 de enero)

🔹 Día de San Valentín (14 de febrero)

🔹 Día Internacional del Beso (13 de abril)

🔹 Día Mundial del Emoji (17 de julio)

🔹 Día Mundial de la Alegría (1 de agosto)

🔹 Día Mundial de la Relajación (15 de agosto)

 

Referencias;

  • un.org/happiness-day
error: Content is protected !!