Día Mundial de las Ballenas y los Delfines – 23 de julio

Día Mundial de las Ballenas y los Delfines – 23 de julio

 

 

El Día Mundial de las Ballenas y Delfines se celebra el 23 de julio.

 

Se celebra desde 1986, con el propósito defrenar su caza discriminatoria.

En el último siglo han muerto cerca de tres millones de ballenas.

En el S.XX tanto las ballenas como los delfines estuvieron a punto de desaparecer debido a la industria ballenera que consume su grasa convirtiéndola en aceite, y su carne para consumo humano.

 

 

En 1986, ante las grandes cifras de la caza de estos cetáceos y la posible desaparición de ellos, se prohibió su captura internacionalmente.

 

En 2019 Japón anunció que, continuaría cazando cetáceos.

En este país tienen una eventualidad: ‘’Caza anual de delfines en Taiji’’.

Entre septiembre y abril, miles de delfines son capturados ya sea para consumo humano o para ser vendidos a delfinarios.

Islandia, en 2006 reanudó su caza comercial alegando que solo sería a algunos de estos mamíferos acuáticos.

En 2009 se reinició la cacería a gran escala, matando anualmente 200 ejemplares.

Noruegacumplió con la legislación hasta 1993, la cacería de estos animales llegó a ser casi 450 ejemplares anuales, aunque en los últimos años la población muestra cada vez menos interés en continuar con la tradición.

Otros lugares en donde ocurren estas situaciones son las Islas Feroe, archipiélago danés, y en algunos pequeños lugares de Estados Unidos y el Caribe.

A través de asociaciones como Greenpeace, se están creando espacios protegidos denominados ‘’santuarios marinos’’.

En estos territorios acuáticos se encuentran protegidos, debido a que son animales que realizan migraciones temporales en busca de nuevas aguas.

La WWF, aporta datos de la especie de delfines Maui solo quedan 55 individuos.

 

Comisión Ballenera Internacional (CBI)

 

 

La Comisión Ballenera Internacional (CBI), International Whaling Commission (IWC), es un organismo internacional creado el 2 de diciembre de 1946 por la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas, firmada en Washington, que se fundó con la finalidad de regular la caza y el comercio de cetáceos

La sede central de la CBI se encuentra Cambridge , Inglaterra. Consta de tres comités principales: Científico, Técnico y Finanzas y administración.

Tradicionalmente, la CBI se reúne anualmente los meses de mayo o junio.

Cada estado participante está representado por un comisionado, que puede estar acompañado de expertos y asesores.

 

De acuerdo al autor Philip Hoare, los intentos por llegar a acuerdos internacionales para controlar la caza de cetáceos se remontan por lo menos a 1935.

En este año la Liga de Naciones auspicio un primer borrador que solo fue aprobado por Gran Bretaña y Noruega, las dos mayores naciones balleneras con una participación del 95% de las más de treinta mil ballenas cazadas anualmente.

El año siguiente se celebró el primer intento de una Conferencia Internacional Ballenera, pero solo asistieron dos miembros de los convocados: Gran Bretaña y Noruega.

Alemania envió un observador con la misión de dejar en claro que quería «completa libertad de acción, pues era el principal consumidor mundial de aceite de ballena».

 

En 1937 se celebró en Londres una conferencia internacional con representantes de Sudáfrica, Estados Unidos, Argentina, Australia, Alemania, Irlanda, Nueva Zelanda y Noruega.

En la intervención de Gran Bretaña, el entonces Ministro de Agricultura y Pesca advirtió que «la ballena azul sería exterminada si las cosas seguían como andaban, y la industria ballenera del Antártico pronto tendría que cerrar».​

En esta conferencia se pactó que se prohibiría, bajo marcos de legalidad internacionales, la caza pelágica durante nueve meses del año. Así mismo se dictaminó la protección total de las hembras y sus crías y se reglamentaron zonas de reservas donde los buques cazadores no podrían ingresar.

 

Moratoria de 1982

 

 

La década de 1970 vio el comienzo del movimiento mundial contra la caza de ballenas.

En 1972, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano [35] en Estocolmo adoptó una propuesta que recomendaba una moratoria de diez años sobre la caza comercial de ballenas para permitir la recuperación de las poblaciones de ballenas

Los informes de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, en 1977 y 1981 identificaron muchas especies de ballenas en peligro de extinción.

Al mismo tiempo, una serie de estados no balleneros y anti-balleneros comenzaron a unirse a la CBI y finalmente obtuvieron una mayoría sobre las naciones balleneras.

Algunos países que anteriormente eran importantes fuerzas balleneras, como Estados Unidos, se convirtieron en firmes defensores de la causa contra la caza de ballenas.

Estas naciones pidieron a la CBI que reformara sus políticas e incorporara datos científicos recientemente descubiertos sobre ballenas en sus regulaciones propuestas.

El 23 de julio de 1982, los miembros de la CBI votaron por la mayoría necesaria de tres cuartos para implementar una pausa en la caza comercial de ballenas. El texto relevante dice:

 

No obstante las demás disposiciones del párrafo 10, los límites de captura para la matanza con fines comerciales de ballenas de todas las poblaciones durante las temporadas costera de 1986 y pelágica 1985/86 y en lo sucesivo serán cero.

Esta disposición se mantendrá bajo revisión, sobre la base del mejor asesoramiento científico, y para 1990, a más tardar, la Comisión llevará a cabo una evaluación integral de los efectos de esta decisión en las poblaciones de ballenas y considerará la modificación de esta disposición y el establecimiento de otros límites de captura.

La medida fue aprobada por 25 votos contra siete y cinco abstenciones [40].

Japón, Noruega, Perú y la Unión Soviética (luego reemplazada por Rusia) presentaron objeciones formales, ya que la moratoria no se basó en el asesoramiento del Comité Científico.

Más tarde, Japón y Perú retiraron sus objeciones (la retirada de Japón fue precipitada por la amenaza de Estados Unidos con reducir su cuota de pesca dentro de las aguas estadounidenses si no se retiraba la objeción.

 

Sin embargo, en 1988 los EE.UU. habían eliminado las cuotas de pesca japonesas de todos modos.

En 2002, a Islandia se le permitió volver a unirse a la CBI con una reserva a la moratoria (Islandia se retiró de la CBI en 1992), pero muchos miembros de la CBI no reconocen esta reserva como una objeción válida.

Además, Italia, México y Nueva Zelanda no consideran que la ICRW esté vigente entre sus países e Islandia.

Ninguno de estos países ha planteado ningún desafío legal a la membresía de Islandia en la CBI.

Como la moratoria se aplica solo a la caza comercial de ballenas, la caza de ballenas bajo las disposiciones de investigación científica y de subsistencia aborigen de la ICRW todavía está permitida.

 

Los grupos ambientalistas disputan la afirmación de la investigación «como un disfraz para la caza comercial de ballenas, que está prohibida».

Desde 1994, Noruega ha estado cazando comercialmente e Islandia comenzó a cazar comercialmente en septiembre de 2006.

Desde 1986, Japón ha Ha estado cazando ballenas con permisos de investigación científica.

Estados Unidos y varias otras naciones están cazando ballenas bajo los auspicios de la caza de ballenas aborígenes.

Noruega presentó una protesta contra los límites de captura cero en 1992 y no está vinculada por ellos. Los países y grupos de presión contra la caza de ballenas acusan a la caza científica de ballenas de Japón de ser un frente para la caza comercial de ballenas.

 

El gobierno japonés argumenta que la negativa de las naciones contra la caza de ballenas a aceptar simples recuentos de población de ballenas como una medida de recuperación de las especies de ballenas justifica sus continuos estudios sobre la distribución de la población por sexo y edad, y señala además que las regulaciones de la CBI requieren específicamente que La carne de ballena obtenida mediante la caza científica de ballenas no se desperdicia. Japón, por otro lado, ha planteado objeciones a la caza de ballenas de subsistencia de los aborígenes estadounidenses, que generalmente se considera una represalia a las objeciones de las naciones contra la caza de ballenas (incluido Estados Unidos) a la caza de ballenas de subsistencia aborigen para varias comunidades pesqueras japonesas, que tradicionalmente cazaban ballenas, hasta la imposición de la moratoria.

 

En mayo de 1994, la CBI también votó para crear el Santuario de Ballenas del Océano Austral de 11,800,000 millas cuadradas (31,000,000 km2). [45] La votación para adoptar la resolución del santuario fue de veintitrés a favor, uno en contra (Japón) y seis de abstenciones.

 

Moratoria de 1986

 

 

La década de 1970 vio el inicio del movimiento mundial contra la caza de ballenas.

En 1972, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano, en Estocolmo aprobó una propuesta que recomendaba una moratoria de diez años sobre la caza comercial de cetáceos para permitir que las poblaciones de ballenas pudiesen recuperarse.

Los informes de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas en 1977 y 1984 identificó a varias especies de ballenas en peligro de extinción.

En 1982 la CBI determinó el fin de la caza comercial, a través de una moratoria internacional sobre la caza de ballenas, la que se hizo efectiva en la temporada 1985-1986.

Mientras Islandia y Corea del Sur usaron el reglamento para conseguir permisos especiales, Japón, Noruega, Perú y la Unión Soviética desafiaron la decisión al continuar cazando, ya que la moratoria no se basaba en el asesoramiento del Comité Científico. Japón y Perú finalmente cambiarían de posición debido a las presiones ejercidas por los Estados Unidos.​

En 1987 la Unión Soviética suspendió también la captura de ballenas.

A pesar de la moratoria, el artículo VIII del Convención que reglamenta la caza de la ballena permite la captura con fines científicos. Valiéndose de esta excepción, Japón finalmente reconoce la prohibición comercial, pero inicia la caza científica.

Japón caza unas 400 ballenas al año. Se requiriere una mayoría del 75% de los países miembros para revocar la medida.

 

Países miembros

 

La CBI está conformada por 88 países miembros, entre los cuales se encuentran Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, República Dominicana, Estados Unidos, España, Inglaterra, México, Países Bajos, Nueva Zelanda, Uruguay y Perú.

 

Dentro de los países miembros de la CBI hay dos posturas: los países que buscan proteger y conservar a los cetáceos y aquellos países que promueven la caza controlada para uso comercial, como son Noruega, Islandia y Japón.

En diciembre de 2018 Japón anunció su retiro de la Comisión para reanudar la caza comercial de ballenas.

 

 

Te puede interesar;

🔹 Día Mundial de los Océanos

🔹 Día Mundial de las Tortugas Marinas

🔹 Día de la Gente del Mar

 

Referencias;

  • en.wikipedia.org/wiki/International_Whaling_Commission
  • rtve.es/television/20200723/dia-mundial-ballenas-delfines-23-julio-caza-furtiva/2031784.shtml
  • es.greenpeace.org/es/que-puedes-hacer-tu/peticiones/caza-ballenas/
  • es.greenpeace.org/es/trabajamos-en/oceanos/ballenas/
  • web.archive.org/web/20110208193224/
  • iwc.int
error: Content is protected !!