Día Mundial de las Tortugas Marinas – 16 de junio

Día Mundial de las Tortugas Marinas – 16 de junio

 

 

El Día Mundial de las Tortugas Marinas se celebra el 16 de junio, con el objetivo de concienciar sobre los peligros que sufren esta especie de animales para la supervivencia, como la presencia de plásticos en el agua, la contaminación del agua, la captura o la destrucción de nidos.

La fecha de conmemoración coincide con la fecha de nacimiento de Archie Carr, conservacionista de tortugas marinas.

 

 

Las tortugas marinas son uno de los grupos de animales más antiguos de la Tierra, actualmente seriamente amenazadas y especialmente protegidas en la Lista Roja de la IUCN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza), donde se recogen las siete especies de tortugas amenazadas.

 

El día 16 de junio celebramos el Día Mundial de las Tortugas Marinas, un día en el que recordamos las maravillas de uno de los grupos de reptiles más antiguos del planeta y concienciamos al público sobre el estado de conservación de estos animales.

 

Los hallazgos clave

 

 

Caparazones

Se las reconoce fácilmente por sus caparazones cartilaginosos. Esta carcasa las protege de los depredadores, sin embargo, no todos son iguales. La tortuga laúd, por ejemplo, tiene un caparazón flexible.

De hecho, el caparazón de una tortuga forma parte de su esqueleto y se compone de más de 50 huesos, entre los que se incluyen la caja torácica y la columna vertebral.

 

Dieta

Las tortugas marinas no tienen dientes, sino una serie de picos de queratina (el mismo material del que están hechas las uñas) en la parte superior de sus bocas.

Su alimentación depende del entorno en el que viven pero todas las tortugas marinas son omnívoras y su dieta puede variar desde algas a calamares, pasando por medusas. Es más, las tortugas parecen preferir alimentos de color rojo, naranja y amarilla.

 

Reproducción

Las tortugas marinas tienen enormes caparazones que añaden una dificultad física adicional al apareamiento. Estos reptiles de enormes caparazones tienen cloacas, orificios que sirven tanto para la reproducción como para la expulsión de excrementos. El pene del macho emerge de esta cloaca, pasa por debajo del caparazón de la hembra y posteriormente lo mete en la cloaca de ella.

 

La agilidad de los cetáceos

 

 

El primer desafío que supone el apareamiento bajo el agua es alinear los órganos reproductores de los dos individuos. «A diferencia de lo que ocurre en un entorno terrestre, donde hay barreras físicas, el océano no tiene un punto de apoyo», explica Orbach, de la Universidad Dalhousie en Nueva Escocia. Y como los cetáceos —delfines, ballenas y marsopas— «no tienen apéndices para mantener a sus parejas en su lugar, la posición y el ángulo son factores importantes», afirma la bióloga.

 

Los animales terrestres más longevos

 

 

Actualmente, el animal terrestre más viejo del mundo es Jonathan, una tortuga gigante de Aldabra de 183 años que vive en los terrenos de la mansión del gobernador de la isla de Santa Helena.

 

Solo quedan 3 ejemplares de estas tortugas en la Tierra

 

 

Y los conservacionistas están buscando desesperadamente una cuarta.

En las aguas de la provincia de Yunnan en China, un equipo de conservacionistas espera encontrar una tortuga con esperma valioso.

La tortuga de Swinhoe o tortuga de caparazón blando de Shanghái es la especie que se encuentra en mayor peligro inminente de extinción del mundo.

Un macho y una hembra se encuentran en cautividad en el zoo de Suzhou en China, y una única tortuga vive en estado salvaje en un lago vietnamita llamado Dong Mo.

Se cree que esta última tortuga es un macho, pero debido a lo escurridizas que son, determinar su sexo es una tarea difícil.

 

Las tortugas marinas pueden transportar más de 100.000 organismos diminutos en sus caparazones

 

 

Estudiar la diversidad y la abundancia de las criaturas que viven sobre las tortugas bobas podría ayudar a los científicos a rastrear y comprender mejor a estos reptiles.

Las tortugas bobas migran miles de kilómetros a lo largo de los mares del mundo, pero no viajan solas: las investigaciones han demostrado que transportan poblaciones diversas y abundantes de criaturas diminutas en sus caparazones.

Un nuevo estudio publicado el 20 de mayo en la revista Diversity desvela que las tortugas bobas transportan una media de 34 000 ejemplares de meiofauna marina —organismos inferiores a un milímetro— sobre la espalda. Una tortuga boba llegó a transportar 150 000 animales sobre su caparazón, entre ellos nematodos, larvas de crustáceos y camarones.

 

Mundos flotantes

 

Ingels cuenta que «la meiofauna ocupa todos los espacios pequeños que no pueden ocupar otros organismos», así que es de esperar hallarla en tortugas. Pero señala que lo que les sorprendió fue la cantidad.

Estos animales microscópicos incluyen nematodos, que parecen gusanos diminutos y que están presentes en casi todos los entornos de la Tierra, desde el fondo del mar hasta el suelo de las montañas más altas. También descubrieron anfípodos, unos crustáceos diminutos denominados copépodos y unos depredadores con aspecto de medusa llamados hidroides.

 

Un proceso de recogida minucioso

 

 

Ingels y sus colegas estudiaron a las tortugas bobas de la isla St. George porque es uno de los lugares de anidación más densos del norte del golfo de México. Para encontrar a los animales, utilizaron lámparas frontales con luz roja, cuya longitud de onda es menos perturbadora para las tortugas y que no interfiere con la visión nocturna humana. Para trabajar con las tortugas, los investigadores deben recibir formación y certificación de la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida.

 

 

Te puede interesar;

🔹 Día Mundial de los Océanos (8 de junio)

🔹 Día Mundial de las Ballenas y Delfines (23 de julio)

🔹 Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio)

 

Referencias;

  • nationalgeographic.es
  • nationalgeographic.com
error: Content is protected !!