Día Internacional del Abogado – 3 de febrero

Día Internacional del Abogado – 3 de febrero

 

Día Internacional del Abogado se celebra el 3 de febrero.

Cada 3 de febrero se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Abogado, con el objetivo de reconocer la labor de los hombres y mujeres de leyes que trabajan para conseguir un mundo más justo.

 

El abogado es el profesional que ejerce la defensa jurídica en un juicio, así como los procesos judiciales y administrativos ocasionados o sufridos por ella.​

Asesora y da consejo en materias jurídicas.

Los abogados son profesionales con conocimientos en diversas áreas de la legislación (penal, laboral, mercantil, administrativa, fiscal y tributaria,etc).

En la mayoría de los ordenamientos de los diversos países, para el ejercicio de esta profesión se requieren estudios universitarios en Derecho, estar inscrito en un colegio de abogados y/o tener una autorización del Estado para ejercer.

 

Requisitos para trabajar como abogado en España

 

Para trabajar como abogado es necesario haber superado el grado de Derecho o equivalente con éxito.

Desde la Ley del año 2015 sobre el Examen de Acceso a la Abogacía, es necesario también realización de un Máster Oficial, donde se adquieren las competencias profesionales específicas mediante la teoría y la práctica.

El último requisito para trabajar como abogado en España pasa por superar con éxito el examen de Acceso a la Abogacía que convoca el Ministerio de Justicia.

Aquellas personas que han superado con éxito estas fases previas deben inscribirse en el Colegio de Abogados de forma obligatoria para ejercer como abogado.

Las personas que han cumplido con éxito los requisitos para ser abogado están habilitados para ejercer en España y los demás países miembros de la Unión Europea.

El 3 de febrero es la fecha elegida para celebrar en todo el mundo el Día Internacional del Abogado, con el objetivo de reconocer la labor de los hombres y mujeres de leyes que trabajan para conseguir un mundo más justo.

 

Estos licenciados y licenciadas en Derecho deben estar colegiados para poder ejercer la profesión de abogado, que conlleva varias tareas como asesorar, defender en procesos judiciales y gestionar temas en diversas materias relacionadas con el derecho.

 

Habría que distinguir los factores internos y los externos. En el primer aspecto, la organización del trabajo y disponer de un buen equipo, es esencial para evitar problemas de estrés.

La responsabilidad compartida con buenos profesionales y la coordinación es un elemento imprescindible.

En el segundo aspecto, los factores externos que la abogacía no controla, como los plazos judiciales, deberían tener más en cuenta que el derecho de defensa es esencial y por tanto, el respeto a unos plazos lógicos para todas las partes debería ser un elemento indiscutible.

La agenda del abogado que interviene en procesos judiciales es totalmente abusiva y fuera de su control por cuanto lo organizan los Juzgados.

Lo único que puede señalar el abogado/a es otro señalamiento el mismo día, pero pocas cosas más puede hacer para organizar su propia agenda.

La abogacía joven entiende la profesión en continuo cambio, como en los demás aspectos de su vida.

La carrera profesional en el mismo lugar de trabajo  no la tienen como un objetivo, sino como un medio para crecer.

La sociedad actual abarca infinitos campos que repercuten en las regulaciones legales y hacen imposible a la abogacía conocer bien la normativa aplicable.

La especialización en el derecho se ha convertido en una necesidad absoluta.

En cuanto al ámbito judicial, deviene imprescindible una reforma global del sistema que actualice al siglo XXI estructuras y procedimientos que han sufrido reformas de actualización pero insuficientes ya para los conflictos actuales.

Precisamos nuevas leyes que diferencien los conflictos que requieren una solución judicial de aquellos que pueden resolverse mediante sistemas alternativos como la mediación.

La inteligencia artificial en los próximos años, también jugará un papel importante en nuestra profesión, ayudando a la transparencia y al conocimiento concreto de realidades diversas, de forma ágil y segura.

El acceso a la justicia es un derecho fundamental y reconocido en nuestra Constitución y este acceso se realiza, en la mayoría de ocasiones, a través de la abogacía.

Somos los responsables de las decisiones de los jueces , pues les damos la materia concreta sobre la que tienen que pronunciarse y resolver.

Sin nosotros, el sistema de justicia sería inexistente. Y en muchas ocasiones, tiene la sensación el abogado en juicio, que molesta, que jueces y fiscales actuarían y decidirían sin nosotros con mayor facilidad; en muchas ocasiones, no son respetuosos con nuestros tiempos de espera, con nuestras intervenciones pero entiendo que poco a poco, van mejorando estas actitudes concretas.

En todos los colectivos existen buenos y menos buenos profesionales y en el nuestro, en el de la abogacía por supuesto también existe.

El día que la igualdad de armas ante el Tribunal correspondiente sea exigible éticamente, ese día se habrán acabado los conflictos que todavía existen en la práctica.

En un juicio, además de la actividad jurisdiccional, de enorme relevancia, existen otras actividades de similar importancia: el derecho de defensa es una de ellas.

Silvia Giménez-Salinas Colomer, Abogada en SGS ABOGADOS y exdecana del ICAB.

 

 

Te puede interesar;

🔹 Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor (23 de abril)

🔹 Día Mundial de la Propiedad Intelectual (26 de abril)

🔹 Día Mundial contra el Bullying o Acoso Escolar (2 de mayo)

🔹 Día Internacional de los Archivos (9 de junio)

 

Referencias;

  • elderecho.com/3-febrero-dia-internacional-del-abogado
  • diariojuridico.com/dia-internacional-del-abogado
error: Content is protected !!