Día Internacional del Croissant

Día Internacional del Croissant

 

El 30 de enero se celebra el Día Internacional del Croissant.

 

El croissant, medialunas de hojaldre rellenas de diversos sabores como chocolate, almendras o queso.

 

Cada 30 de enero se celebra el Día Internacional del Croissant, una fecha ideal para degustar este exquisito producto de origen francés.

Según cuenta la leyenda, el croissant nació en Budapest, Hungría en el siglo XVI.

 

Un producto creado para celebrar una victoria militar en el siglo XVII se transformó, viajó por Europa y se reinventó hasta convertirse en un ícono francés consumido en todo el mundo.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que los franceses lo adoptaron y popularizaron, dándole el nombre con el que hoy lo conocemos.

 

El  Día Internacional del Croissant, una fecha para rendir homenaje a este delicioso producto de panadería que se ha convertido en un símbolo de la cultura francesa.

Sin embargo, el origen del croissant es más misterioso de lo que parece.

 

Aunque asociamos el croissant con Francia, su historia se remonta al siglo XVII en el Imperio Otomano.

Fue allí donde los panaderos crearon un pan dulce en forma de media luna para celebrar la derrota de los turcos en el Sitio de Viena en 1683.

 

Los vieneses llamaron a este pan “Kipferl” y lo integraron a su repertorio de productos de panadería.

Más tarde, en la Francia del siglo XIX, el croissant tal como lo conocemos hoy empezó a tomar forma.

 

Panaderos franceses adaptaron el Kipferl austriaco, le dieron el nombre de “croissant” y lo rellenaron con mantequilla, dándole su característica forma de media luna.

 

El croissant se convirtió rápidamente en un éxito y hoy es uno de los símbolos culinarios más famosos de Francia, a pesar de sus orígenes austrohúngaros.

La historia del croissant es un recordatorio de cómo la migración de personas y la difusión de ideas culinarias han enriquecido nuestra gastronomía global.

 

El croissant es uno de los productos más emblemáticos de la pastelería y repostería francesa.

Su elaboración requiere de ingredientes sencillos como harina, azúcar, mantequilla, levadura y un poco de sal.

 

No obstante, el proceso para obtener su característica forma de medialuna y su textura crujiente por fuera y esponjosa por dentro, es bastante laborioso y requiere de mucha técnica por parte de los pasteleros.

 

El croissant es uno de los productos preferidos de muchas personas para acompañar un buen café o chocolate caliente.

Su delicado hojaldre impregnado de mantequilla derretida, combinado con un relleno de chocolate, dulce de leche o crema pastelera, es simplemente irresistible.

 

Celebremos juntos el Día Internacional del Croissant y brindemos por poder disfrutar de esta delicia francesa.

 

¡Que viva el misterioso e internacional origen del croissant!

 

Bon appetit!

 

 

error: Content is protected !!